A través de la instalación de trampas geolocalizadas dotadas de un compuesto líquido atrayente

El Ayuntamiento de Suances ha procedido en estos días a la instalación de un total de 70 trampas para capturar avispas de la especie velutina o asiática. Esta medida, que se viene realizando en los últimos años en el municipio, está enmarca dentro del protocolo de vigilancia y control de esta especie invasora.

El sistema de captura de la avispa velutina llevado a cabo en estos días y que estará activo en el municipio de Suances hasta el 30 de junio, ha consistido en la colocación de trampas geolocalizadas compuestas por un líquido atrayente homologado formado por cerveza negra, vino blanco, glucosa, ácido acético e isobutanol.

Así lo ha explicado la concejala de Medio Ambiente, Ana Santiago, quien ha señalado que el objetivo de llevar a cabo este trampeo en primavera es precisamente capturar a las reinas antes de que creen nuevos nidos, teniendo en cuenta que cada uno de ellos puede ser generador de centenares de avispas obreras. En este sentido y para mejorar su eficacia, las trampas se instalarán en diferentes puntos del municipio, prestando especial atención a aquellos lugares que, según los expertos, pueden ser más vulnerables.

Desde el Ayuntamiento de Suances se ha destacado la importancia de la puesta en marcha de estas acciones, teniendo en cuenta que la avispa velutina o asiática supone una gran amenaza tanto para otros animales (como es el caso de la abeja autóctona) como para la agricultura en su conjunto.

El Ayuntamiento de Suances ha pedido a la ciudadanía que, si encuentran trampas instaladas (identificadas con la correspondiente pegatina), ni las manipulen ni las retiren. De igual forma, se recuerda a los vecinos y vecinas que, en caso de identificar un nido de avispa velutina o asiática, eviten manipularlo y llamen de manera inmediata al 112 para que se encarguen de su correcta eliminación.

Por último, se recuerda que es aconsejable no instalar trampas caseras ya que, si no se ajustan a las recomendaciones profesionales, pueden resultar peligrosas para el ecosistema.